Son unidades de vidrio aislante compuestas al menos por un vidrio de baja emisividad, que hace que la pérdida de energía a través del doble acristalamiento sea mucho menor que en un UVA normal.

Al usar este tipo de vidrios, se reduce la pérdida de energía a través del acristalamiento, con lo que la sensación de confort es mucho mayor. Este tipo de vidrio está recomendado para usarse fundamentalmente en zonas del norte de España y en zonas de montaña, en las que el clima es frío. No se puede considerar a este tipo de vidrios, vidrios de control solar.  Se puede llegar a valores de 0,7 W/m2K con un triple acristalamiento compuesto por dos vidrios bajos emisivos y llenados con argón.

Para mejorar aún más estos valores, se está trabajando con perfiles de “borde caliente” que permiten bajar el coeficiente de aislamiento térmico 0,2 en el conjunto vidrio-ventana.

Se pueden combinar este tipo de vidrios con vidrios laminados, laminados acústicos, para mejorar las prestaciones de seguridad y confort.

Fundamentalmente para acristalamientos del sector residencial y fachadas norte de edificios de oficinas. Se está usando para piscinas climatizadas, para evitar la pérdida de calor y generar un efecto invernadero que reduzca el coste de mantener el agua caliente.